Páginas

Buscar en el blog

lunes, 12 de diciembre de 2011

¿Cerdos o tramposos?

Hace bien poco, en una entrada del blog, un compañero bloguero me comentó que publico "con el arrojo y el valor de un piloto de la RAF en la II Guerra Mundial". Sin duda el comentario hizo aumentar mi ego hasta cotas estratosféricas, pero me considero más bien un piloto japonés kamikaze cayendo sobre el  USS Enterprise. Ahora, el periodismo idealista vence al pragmático por goleada en estas líneas. Cuando escribo lo hago con los designios del corazón dejando a un lado lo que me dicta la cabeza, lo sensato y lo coherente. Frente a comentarios de ánimo para que siga, hay muchos otros que me dicen que ya está bien, que lo que hago me cerrará puertas en el futuro. "No vas a trabajar en un medio de comunicación de Melilla como sigas así", me dijo un amigo bien relacionado. Bien, pues que así sea si debe ser.

El pragmatismo hoy en día es considerado más como una forma de pensar que como una corriente filosófica. Se trata de una actitud que valora el sentido práctico de las cosas en detrimento de lo ético. Esta forma de pensar está muy instaurada en los medios masivos de comunicación. Allí, en esas empresas cuyo objetivo son los beneficios y no el servicio público, los periodistas tienen que practicar a la fuerza, bajo amenaza de perder su trabajo, una escritura pragmática ¿Es práctico denunciar, en un periódico subvencionado por el ayuntamiento con más de 400.000 euros al año en publicidad, las contrataciones a dedo de empresas para dar servicios al consistorio? No, no lo es. Si la cabecera publicara tales acusaciones al año siguiente dejaría de ingresar un pastizal, y además, tira piedras contra su propio tejado. 

El periodismo pragmático no sólo se limita a escoger una agenda informativa, que dice sobre qué hay que pensar,  también edulcora los hechos para darle un sabor más adecuado a su amo: El poder, que a la postre, facilita el dinero. Bienvenidos al modelo de prensa liberal subvencionada en el que la objetividad brilla por su ausencia.

En este mejunje, tras buscar información para un trabajo de la Facultad, me encuentro con una curiosa clasificación binaria de las personas según el filósofo francés Jean Paul Sartre. Sólo existen 2 clases de hombres, los cerdos y los tramposos. El humanista concluye que los cerdos son aquellos que cuando tienen hambre hacen todo lo que sea necesario para llenarse el buche, sea cual sea el precio. Los tramposos son bien distintos, simulan sumisión pero luego hacen lo que les da la gana. Si un superior les ordena cumplir una orden injusta asienten con la cabeza y cruzan los dedos en la espalda, hacen trampa. Parece que la clasificación sartreriana es perfecta para el mundo periodístico.

7 comentarios:

  1. muy cierto...y no solo en el periodismo...
    Melilla es una cochiquera, con pocos tramposos, aqui se prefiera llenar el buche a jugarse la pitanza.

    ResponderEliminar
  2. Arriva los tramposo, porque de ellos será el reino de la pulcritud espiritual!!!
    Muchas felicidades compañero, hace falta mucha gente así en este putiferio.

    ResponderEliminar
  3. Alminar

    Lo confirmo,eres un "piloto kamikaze", espero y te deseo que tu estallido final sea contra el USS Enterprise, y no contra el Hornet o el Arizona. Desde luego, no había visto nada igual desde hace 20 años. Tanta osadía me tiene perplejo. Realmente: "Ésto, es de película". de las mejores que he visto.
    Suerte y
    ¡¡ BANZAI !!

    ResponderEliminar
  4. Pues no es por nada, pero yo prefería a un piloto de la Luftwaffe, tipo un o un Adolf Galland con su bigote de galán de Jólibud cepillándose tres Spitfires en la misma misión, o un Erich Hartmann hinchándose a pintar estrellitas rojas en el techo de su cuarto... Pero a lo que vamos, Javi, que por muy kamikaze que seas, al menos guárdame las formas y no me aceutúes los comos si no precisan... Así, de entrada, que es lo que he visto. No te lances contra los portaviones enemigos de cualquier manera. Enhorabuena, compañero!

    ResponderEliminar
  5. Por favor continue su senda. En la ciudad necesitamos más como vd. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  6. ¿Deberías de preguntar, si el Sr. Benet va a trabajara algun sitio y por el cual cobra como asesor de todos los melillenses? Cobrando un sueldo publico, como asesor de que. Vaya jeta que tienen algunos y más este impresentable del Benet.

    ResponderEliminar