Páginas

Buscar en el blog

viernes, 16 de diciembre de 2011

Destapando a Cultura en Mel-y-ya. Primera parte

Puesta de sol en la Ciudad Autóctona de Mel-y-ya
"Sentimos el uso, sin autorización previa por su parte, de las citadas fotografías por personas que están en el ayuntamiento sacándose los mocos y designadas para sus puestos por dedocracia. Rogamos acepte nuestras disculpas. Las eliminaremos del cartel  de manera inmediata o le pagaremos por su uso".  Ésa sería la manera correcta de actuar cuando una institución pública roba fotos ajenas para publicitar sus eventos. Ahora contaré cómo actúa la Consejería de Cultura de la Ciudad Autóctona de Mel-y-ya.

Mel-y-ya es una ciudad norteafricana situada  a orillas del mar Mediterráneo. Podría entretenerme relatando más detalles de este antiguo enclave fenicio, pero teniendo Google Maps a mano es tontería, la encontrarán muy cerquita de Melilla. Así que vamos a contar la historia de hoy.

Me cuentan aficionados a la fotografía en Mel-y-ya que "lo normal es que nos roben las fotos sin pedir permiso ni indicar el autor" para usos institucionales. Lo habitual es instar al Gobierno a que retire las fotos robadas o a que las pague, como es lógico. Sin embargo, el portazo en las narices a los autores de las instantáneas es lo más común y les  recomiendan con desprecio los juzgados si quieren reclamar algo. Pues bien, uno de esos fotógrafos lo ha hecho. Se ha plantado con sus cojones abogados para reclamar lo que es suyo, y lo ha conseguido.

El protagonista de esta historia es andresrm, un miembro de 'PhotoRun Mel-y-ya'. Ellos son un grupo de amigos con gran afición a la fotografía y que lleva años retratando hasta el último rincón de la ciudad.  En el caso que tenemos entre manos, 3 fotos de su propiedad  se usaron para diseñar el cartel de los 'XX Cursos Internacionales de Verano Ciudad de Mel-y-ya'. La composición tiene además una cuarta imagen  de otro integrante de la agrupación, que no quiso meterse en líos, una  quinta sacada de un foro y una sexta foto aérea de autor desconocido.

Según varias fuentes, que prefieren permanecer en el anonimato, andresrm fue al ayuntamiento para hablar con la consejera de Cultura Mimi Crocrón porque nadie le había pedido permiso para usar sus fotos que están subidas a Flickr con todos los derechos reservados. La titular de Cultura le mandó a paseo a través de su secretaria. Debido a la negativa, el fotógrafo contrató los servicios de un bufete de abogados en Mágala, muy cerquita de Málaga, para defender sus derechos. Crocrón aceptó finalmente una reunión con el fotógrafo y sus abogados, eso sí, flanqueados por los servicios jurídicos de la Ciudad Autóctona de Mel-y-ya. 

Al ser ninguneado en primera instancia, andresrm   pidió una cantidad bastante abultada por las fotos y Crocrón respondió que por 2,5 euros le hacían a ella las fotos. La respuesta de andresrm no pudo ser más contundente. Dijo que él es un artista, no un fotógrafo y que por eso cobra ese dineral (no tengo la cifra exacta). Al final, para evitar el escándalo que suponía que toda una consejera de Cultura se pasara por el forro estas cuestiones, se llegó a un acuerdo y se pagaron 1.050 euros por las 3 fotos, 350 euros por instantánea. No salió a la luz nada, hasta hoy.

Los aires de superioridad de la titular de Cultura han supuesto que, un cartel que se podía haber hecho con fotos por valor de 15 euros (2,5 euros por foto, como dice ella) costase setenta veces más.

CONTINUARÁ...

Todo parecido con la realidad no es pura coincidencia.


18 comentarios:

  1. Lo que no consigo entender es cómo puede seguir este señora al frente del área de cultura.

    ResponderEliminar
  2. Es de tus mejores entradas. No cabía mejor comparación. Qué manos tan sucias manejan la Ciudad Autóctona...

    ResponderEliminar
  3. Esta señora sigue en cultura, porque al partido le interesan los votos de la comunidad a la que pertenece. Yo también tengo un caso con esta señora, y de cultura te puedo decir, que no tiene ni papa. Para lo que hace y como lo hace, cuaquiera puede estar en su puesto. Así funciona, intereses políticos.

    ResponderEliminar
  4. Hay varios casos que yo sepa en la Ciudad Autóctona. Pronto alguno más.

    ResponderEliminar
  5. Estimado señor:
    No tengo el placer de conocerle, ni usted a mi, y por ello me resulta aún más desagradable el convertirme, de modo totalmente involuntario, en el protagonista de su “historieta” a la vez que en arma arrojadiza contra la Ciudad Autónoma y los supuestos malos modos de la Consejería de Cultura.
    No me agrada tampoco el empleo que hace de nombres “supuestos” ni de las verdades a medias para construir su “relato”.
    Tal y como indica en su blog, no me esconderé detrás de un anónimo, no lo he usado nunca, y prefiero dar la cara.
    Mi nombre es Angel Ruiz Migens y ayer me puso usted un email para que le autorizara a usar las tres fotos de la “discordia” y el texto que pretendía publicar, a lo que le contesté que ni se ajustaba a la verdad la “información” que había recabado y por lo tanto le rogaba se abstuviera de realizar dicha publicación, ni le autorizaba, por razones obvias, al uso de mis fotografías.
    Observo con estupor que, lejos de atender mi petición, se lanza a publicar lo que “fuentes que prefieren permanecer en el anonimato le han contado”, convirtiéndome en protagonista, repito que involuntario, de este supuesto affaire.
    Debo reiterarle, como le indiqué en mi email de ayer, que:
    Jamás se me ha dado con unas puertas en las narices en la Consejería de Cultura.
    Jamás se me ha mandado a paseo a través de ninguna secretaria.
    Jamás he asistido a ninguna reunión con la Consejera de Cultura acompañado de ningún abogado.
    Y, muy al contrario, sí que recibí una total receptividad y corrección en la reunión que mantuve en Cultura, desde luego sin abogados de ningún tipo, para clarificar y corregir el error que se había cometido, el cual quedó subsanado mediante acuerdo de las partes.
    Lo extraño o anómalo hubiera sido que, una vez tenido conocimiento del error, se hubiera persistido en el mismo. Pero no es el caso que nos ocupa y, por lo tanto, no veo por ningún sitio los hipotéticos escándalos a los que alude.
    Tengo la sensación de que, de forma interesada y nada metódica, ha aceptado usted las medias verdades que le han contado, buscando al parecer un rédito político de “atacar al adversario”, y no ha dudado usted en emplearme como arma, sin haber previamente contrastado la información que es, supongo, lo más normal en estos casos.
    Lamento profundamente el uso que ha hecho de mi persona, de mis supuestas desavenencias y del supuesto affaire que he tenido con la Ciudad Autónoma, al tiempo de confirmarle que he recibido en todo momento un trato acorde a lo que cualquier ciudadano debe recibir de su administración.
    Doy por sentado que, siendo usted un amante de la verdad, mantendrá el contenido de mi escrito en su blog para aclarar lo que realmente, al menos en mi caso, ha ocurrido.

    ResponderEliminar
  6. Da usted bien por sentado. Mantendré el comentario, no elimino ninguno. Siento que se vea reflejado en este cuento sobre la Ciudad Autóctona de Mel-y-ya.

    No tengo la menor duda de que usted recibió un trato exquisito de la Ciudad Autónoma de Melilla tal y como me indicó por email. Yo hablo de una ciudad fruto de mi imaginación con personajes, situaciones e instituciones inexistentes en la vida real.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  7. Es lo que pasa cuando se publica algo sin contrastar con los verdaderos implicados y dejandose llevar por el... alguien me contó, que alguien le dijo, que a su vez escuchó, de alguien que pasaba por alli, que....
    Ese simple hecho de constrastar la informacion y no lanzarse a la piscina sin saber si tiene agua a publicar una noticia, es lo que diferencia (entre otras cosas), al periodista, del intento de periodista, como alguno se define, y que por desgracia, padecemos en esta bendita tierra.
    Confio en que en adelante tendrá en cuenta este "humilde consejo" y tenga en cuenta antes de publicar nada, los posibles "efectos colaterales" que puedan tener sobre terceras personas.

    ResponderEliminar
  8. Encima este personaje que publica este según él este "cuento" no tiene las gónadas necesarias para asumir su equivoco, y tras leer el relato del propio protagonista no rectifica y dice señores es verdad no he contrastado mi documentación y por ello he faltado a la verdad. No encima se ratifica cobardemente diciendo que todo eso que dice es fruto de su joven mente prodigiosa. Lo siento por el autor, si empieza así su futura carrera de periodista, poco futura va a tener, por no decir poca credibilidad.

    ResponderEliminar
  9. La falta de acuerdo o de "beneplácito" de las personas que sean parte de una noticia con su contenido, no es "falta de contrastar la información". Si esto fuera así habría muchas noticias que no se publicarían (no creo que Iñaqui Urdangarín esté conforme con todo lo que se está escribiendo).
    Entiendo que si el "aludido" hubiera apoyado esta versión, el artículo hubiera tenido otra forma mucho más directa y sangrante xD. Sin embargo el relato en tono imaginario puede hacer llegar una idea de como funcionan las cosas en esta ciudad.
    Al fin y al cabo se puede extrapolar la información de verdad: Se han utilizado fotos de terceros sin permisos - Se ha indemnizado por ello - Resultado final: Un cartelito tontorrón para un evento ha multiplicado su precio por no usar imagenes de archivo o de dominio público. No pasa nada señores aquí paga el contribuyente.
    Para mí esta bastante claro. Los detalles sobre el portazo, o el mal recibimiento por parte de la Administración en un primer momento me dan lo mismo. Son más subjetivos.
    Lo que debe preocuparnos es como utilizan nuestro dinero...

    ResponderEliminar
  10. "La falta de acuerdo o de "beneplácito" de las personas que sean parte de una noticia con su contenido, no es "falta de contrastar la información"."
    segun la rae, contrastar es comprobar la exactitud o autenticidad de algo, lo cual no implica el introducir elementos que no son ciertos y que el Sr. Migens ha mencionado

    "Sin embargo el relato en tono imaginario puede hacer llegar una idea de como funcionan las cosas en esta ciudad. "
    El grado de imaginacion utilizado se aproxima demasiado a personas reales y a alguna asociacion de la ciudad QUE EN NINGUN MOMENTO han tenido ningun problema entre si y que visto el articulo y en particular los elementos "subjetivos" como usted los llama, introducidos por el Sr. Garcia Angosto nos muestran justamente lo contrario, como bien ha aclarado el Sr. Migens

    "Los detalles sobre el portazo, o el mal recibimiento por parte de la Administración en un primer momento me dan lo mismo. Son más subjetivos."
    pensaria lo mismo si alguien publicase en internet una noticia indicando que ese vecino, amigo, familiar,... con el que no tiene ningun problema y con quien mantiene una perfecta relación, lo recibe a usted con un portazo en las narices, que cuando va a visitarlo lo manda a paseo, o que el trato que le dispensa no es el correcto? estoy seguro que se sentiria molesto por no ser cierto y estar menoscabando su relacion con esa otra persona, ya que estan poniendo en su boca, palabras que usted no ha dicho y hechos que no han ocurrido.

    "Lo que debe preocuparnos es como utilizan nuestro dinero..."
    Por supuesto pero a mi entender el articulo no versa sobre eso

    ResponderEliminar
  11. Estimado señor Anónimo

    Yo o cualquier lector que acceda a este artículo tiene ante sí dos verdades. Si algo he aprendido de mi profesión es que no existe la verdad absoluta, sólo las verdades individuales. Cada uno cree tener razón y que su verdad es la buena, y probablemente alguna de ellas se acerque más a lo exactamente ocurrido, pero eso no lo podremos conocer nunca (a no ser que esté grabado y aun así podría darse a interpretaciones). Así que porque una parte implicada exponga su versión no es automáticamente la verdad y ya está. Como digo en mi ejemplo, entonces todas las noticias sobre la implicación de Iñaki Urdangarín deberían anularse tras que él declarara que no tiene nada que ver.

    Por lo tanto la información contrastada de una versión de unos hechos, es algo contrastado, es decir, que no ha sido inventado así por las buenas, aunque no coincida en todo con lo que pueda decir otra parte que tiene una verdad diferente. La información aun contrastada puede ser errónea, e incluso puede ser ampliada o modificada si aparecieran nuevas indicios que apuntaran hacía un camino diferente.

    Yo entiendo que esto es un blog, no un periódico. Aquí no hay noticias objetivas, sino crónicas o artículos de opinión. Si se expone un tema, es lógico que la opinión del escritor se imponga sobre los simples hechos. Pero evidentemente los hechos estan ahí, y son los que yo extrapolo:

    1º Utilización indebida de imágenes (fotografías) pertenecientes a terceras personas sin su permiso.

    2º Pago del error con dinero público.

    3º Multiplicación del gasto que podría haber supuesto la misma actividad.

    Los demás elementos subjetivos del artículo, o las diferencias entre las dos verdades, como lector pues me hacen desconfiar de conocer realmente lo que ha ocurrido. En mi experiencia probablemente se trate de algo intermedio, así que no le doy importancia, aunque evidentemente yo articule mi propia opinión sobre el asunto. Pero al contrastar estas dos verdades, me quedo con lo que se ha aclarado, que son los tres puntos que señalo anteriormente.

    ResponderEliminar
  12. "Yo o cualquier lector que acceda a este artículo tiene ante sí dos verdades. Si algo he aprendido de mi profesión es que no existe la verdad absoluta, sólo las verdades individuales."

    En este caso no contamos con dos verdades pues el propio García Angosto nos asegura que todo lo escrito es un cuento de ciencia ficción,según el.
    Y el relato del Sr. Migens si merece el calificativo de "verdad" pues procede de una de las partes, como él mismo nos asegura.

    Por lo tanto

    ResponderEliminar
  13. Por lo tanto si según el Sr. Agüera probablemente alguna de las verdades es la que mas se aproxima a lo ocurrido y teniendo en cuenta que una es un supuesto relato de ficción (ya que el autor no se atreve a dar la cara con los nombres reales) y la otra es un verdad.
    Yo personalmente me inclino por aceptar lo que cuenta el Sr. Migres como realmente lo ocurrido.

    ResponderEliminar
  14. Javier García Angosto dijo...
    ...Mantendré el comentario, no elimino ninguno.

    que curioso, el mio no aparece

    ResponderEliminar
  15. Si su comentario no aparece es porque blogger falla más que una escopeta de feria. Pruebe a mandarlo otra vez. Además, cuando borro comentarios salen a vista de todo el mundo como "comentario eliminado". Lo he tenido que hacer cuando algún bot automático empezó a spamear alguna entrada. Voy a eliminar el comentario próximo al mío para ver si todo el mundo lo puede ver.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. retiro entonces lo dicho y pido disculpas

    ResponderEliminar
  18. ¿ Ha pagado el responsable de este error con su dinero el pago de las fotografias ? Me imagino que hay un responsable

    ResponderEliminar