Páginas

Buscar en el blog

lunes, 16 de abril de 2012

"Esto no es Marruecos, es zona internacional"

Activistas marroquíes bloquean el paso de camiones.
2010 (EFE)
La ya eterna disputa por la tierra de nadie, ese espacio en teoría neutral entre las fronteras de Beni-Enzar (Marruecos) y Melilla (España), no tiene visos de terminar. España va perdiendo y nadie hace nada para imponerse.

En el verano de  2010, muchos de mis compañeros de la prensa local melillense vivieron junto a mí el escándalo que se montó en el paso fronterizo de Beni-Enzar, el más concurrido por vehículos. Turismos o camiones portando áridos, frutas, pescado y otros productos cruzan con destino a Melilla o parten desde la ciudad autónoma constantemente. Está abierto 24 horas al día.

A mediados de agosto de ese año, activistas marroquíes ocuparon la tierra de nadie, con la complicidad de las autoridades marroquíes que invadieron el lugar hace años controlándolo a su antojo, para manifestarse e impedir el normal funcionamiento del paso fronterizo.

La serpiente de verano estaba en marcha. No era ni mucho menos la primera vez que ocurría una situación parecida, pero esta vez los medios de comunicación nacionales, e incluso alguno extranjero, le dieron una cobertura extraordinaria propia de esas fechas. Hay que sacar noticias de debajo de las piedras, debieron pensar, e inconscientemente provocaron que los cuatro de siempre se crecieran y montaran el numerito.

Viví con mucha intensidad aquel mes de agosto. Llevaba un año y medio trabajando en la Cadena Ser como redactor local del Hora14 (mi primera experiencia en el mundo periodístico) y aquello fue una locura. Sin duda, me quedaba grande. En agosto suele haber poco movimiento político y la ciudad se para. Informativamente hablando es un mes 'light', pero ese agosto de 2010 fue todo lo contrario.


Uno de esos días que un entrevistado quiere sacarte fotos.
Me pilló la situación prácticamente en el baño, con los pantalones bajados, sin rollo de papel higiénico y con una tremenda diarrea, en sentido figurado, claro. Normalmente, si ocurría algo de gran relevancia que requiriese una conexión en directo con la redacción de Madrid o enviar una crónica se encargaba la directora local de la radio, Toñy Ramos, pero justamente estaba de vacaciones y yo era, en principio, el único redactor de la SER en Melilla. Sí, y no creas que el resto de compañeros estaban de vacaciones. Solo hay un redactor en informativos todo el año.


Yo intenté hacer todo lo posible y cubrir el tema lo mejor que sabía (no me había topado con una situación similar y para ser sincero, no tenía ni zorra de cómo proceder), pero supongo que en Madrid me vieron el plumero y mandaron refuerzos. ¡Benditos refuerzos! Llegó a Melilla la estupendísima Marta del Vado (@mdelvado), y vaya si me ayudó. Sin ella me hubiera dado un colapso mental. Hasta se ofreció para entrar en directo desde la frontera para mis boletines locales. Le debo un millón de gracias. Supongo que para ella fue el pan de cada día, pero para un servidor el Fortasec fue imprescindible.

Con todo el follón de los activistas montado, los medios de comunicación haciendo rica a Overon y yo sudando la gota gorda, le dio al ahora Vicesecretario general de Estudios y Programas del PP, González Pons, por venir a Melilla de visita a echar leña al fuego. Entre actos de partido, incluida una invitación para romper el ayuno del Ramadán que organiza el Gobierno local, dijo que la situación entre la frontera de Melilla y Marruecos era de "máxima tensión" y que esto no pasaría si se respetara la zona neutral. De hecho, exigió al Ejecutivo Zapatero gestiones diplomáticas para recuperar la zona invadida por Marruecos. ¿Estará el Gobierno Rajoy haciendo las pertinentes gestiones ya?




Pensaba que la historia terminaría pronto, pero estaba equivocado. A los pocos días aparece  por Melilla nada más y nada menos que el expresidente de España, José María Aznar. Además, llegó sin avisar. En torno a las 9:30 de la mañana empezaron a correr rumores de que llegaba Aznar. Poco tardaron en llamarme desde la SER de Madrid para que les contara. En ese momento, estaba en una rueda de prensa, salí y le quemé el teléfono a Javier Lence (@javilence), el Gerente del Partido Popular de Melilla. Ni puñetero caso. Esa se la guardo ;). Al final conseguí enterarme por otros medios.



El día de la visita sorpresa de Aznar fue el que viví con más tensión e intensidad. A las 14:00, justo cuando acabé de redactar el informativo local del Hora14 y estaba ya sentado delante del micrófono para comenzar, me dan una sorpresa que casi me deja en el sitio. Madrid quería dos crónicas: Una de Marta del Vado contando cómo fue la visita del Popular a la frontera y otra mía sobre lo que comentó cuando habló ante los medios.

Las intervenciones debían tener 1 corte de audio cada una si no recuerdo mal. ¿Lo mejor? Teníamos que estar listos para las 14:30, abríamos el Hora 14 nacional de la Cadena Ser. ¿Lo peor? Tenía por delante 25 minutos del informativo local de Melilla. Nadie más había en la redacción, a parte de Marta  preparando su intervención, para sustituirme unos minutos. El técnico de sonido era yo mismo. Tenía que probar minutos antes la conexión de sonido por mesa con Madrid para no meter la pata en directo y que no llegara nuestra señal.

En el informativo local, durante los segundos de  las cuñas publicitarias logré escribí a mano unos apuntes en una hoja  sucia para poder entrar en Madrid (esa era mi crónica). Imagínate el percal. Sabía que nada más terminar mi informativo tenía que tener todo listo porque empezaba el nacional. Peor no pude pasarlo.

Todavía no me lo explico, pero salió todo bien. Conectamos con Madrid y Marta lo hizo genial. Se le escuchó perfectamente, incluido el corte de audio que lanzábamos de Melilla. Luego me tocó el turno a mí. Nunca llegué a escucharme después del directo, pero sonó. Me dio la sensación de estar muy nervioso y de leer demasiado rápido, pero mi corte de audio también entró bien...¡En fin, salió!

¿Y por qué cuento todo esto rollo hoy? Porque he encontrado un vídeo, subido a Youtube ayer mismo, en el que se ve a un agente de la Polícia Nacional plantarle cara a varios marroquíes, incluso a sus homólogos, traspasando los límites del territorio español en dirección a la zona neutral de la frontera de Beni-Enzar. Se le escucha decir "esto no es Marruecos, es zona internacional. ¿Vale? Y se acabó" varias veces. Sí señor, con un par. Lo podéis ver pasado el minuto 3:00 del vídeo.


¿Tendrá el mismo par el Gobierno de Mariano Rajoy para reclamar a Marruecos lo que exigió González Pons a Zapatero, o dejará que nuestro 'amigo' el Rey Mohamed VI nos siga tomando el pelo? 

4 comentarios:

  1. Los mismos cojones que la policía tendría que tener el gobierno.

    ResponderEliminar
  2. OLE, OLE y OLÉ!! Bravo por nuestro agente. 
    Esto me recuerda cuando, hace 4 o 5 años, le escribí al Defensor del Pueblo pidiéndole que instara al Gobierno de ZP a poner fin a la invasión marroquí de la zona neutral con Melilla. 
    Se respuesta fue que no podía hacer nada al respecto, pero que prestaba gran atención a los inmigrantes del CETI.

    ResponderEliminar
  3. No se me borrará nunca la imagen de ese Aznar paseándose hinchado de orgullo por la frontera... 
    Vaya días (y noches) más intensos, ahí aprendimos todos!
    Abrazo grande, amigo ;)

    ResponderEliminar