Páginas

Buscar en el blog

sábado, 21 de abril de 2012

Publicidad Institucional en los medios


Estos días, estoy asistiendo a un curso muy interesante sobre Periodismo Político (#PeriodismoPoliticoUMA) que organiza, entre otros, el Departamento de Periodismo de la Universidad de Málaga. Hasta la fecha, he disfrutado de una conferencia de Antón Losada (@antonlosada) y de una mesa redonda sobre 'la relación entre los políticos y los periodistas especializados'. 

Para desarrollar el debate estuvieron en la mesa María Gámez(@Maria2Gamez), miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE y portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Málaga; Alberto Garzón (@agarzon), diputado de Izquierda Unida en el Congreso por Málaga; Carolina España, diputada del Partido Popular en el Congreso por Málaga; Antonio Méndez (@amendez), director de Málaga Hoy; Rafael Porras (@RafaelPorrasG), director de El Mundo en su edición de Málaga y, por último, moderó la contienda el Profesor Bernardo Gómez

El debate estuvo centrado principalmente en las relaciones personales entre ambos grupos. Ese sentimiento de amor-odio entre el periodista y el político según la circunstancia. Desde este punto de vista estoy totalmente de acuerdo con Antonio Méndez: El político aparece con una facilidad pasmosa cuando quiere vender un mensaje, en campaña por ejemplo, y luego no hay quien lo cace cuando hay que tratar un tema sensible y de interés público que le perjudique. Es curioso, pero a los periodistas les pasa igual, y me explico:
En el turno de palabra de los oyentes, aproveché para hacer una sugerencia sobre el título de la mesa redonda. Yo la habría llamado 'la relación entre los políticos, el dinero público y los periodistas especializados'. ¿Por qué? Porque es un tema tabú. Cuesta una barbaridad que los medios de comunicación escriban y se manifiesten contra esos convenios de publicidad millonarios que, de una manera u otra, afectan a la independencia de los periodistas, ya sea por autocensura impuesta del periodista por el miedo a perder ese suculento botín que paga las nóminas, o por presiones del jefe, el que paga, ese político amigo.

No me sorprendí nada al ver cómo apenas tocaron el tema durante la mesa redonda. Alberto Garzón habló de la financiación de los medios desde el ámbito privado y Antonio Méndez comentó algo sobre la publicidad institucional, pero de pasada y de manera anecdótica. Y yo me pregunto ¿Pesan más las relaciones personales entre periodistas y políticos, o las relaciones económicas entre ambos?

Los ponentes al inicio de la mesa. FOTO: @periodpolitico.
Sin duda, creo que la pasta manda. Por ello, pregunté a los presentes de qué manera influye en los periodistas estas relaciones económicas con los políticos. Les puse el ejemplo de una ciudad del norte de África de unos 80.000 habitantes, española por supuesto, que gastó más de 8 millones de euros en los últimos 4 años en publicidad (y me quedo corto). Ya que estaba, y debido a mi absoluta ignorancia sobre la cuestión en Málaga, aproveché para ver si alguno de ellos sabía el dinero que se lleva, en conceptos publicitarios, el diario Málaga Hoy procedente del Ayuntamiento de Málaga.

Antonio Méndez, el director del medio, aseguró que no tenía ni idea de la cifra, pero que es una cantidad importante. No obstante, no se olvidó de matizar que podía hacerle esa misma pregunta a su compañero Rafael Porras, de El Mundo, como diciendo que el Málaga Hoy se lleva el 'chocolate del loro'. La pregunta, ya por matizar, la dirigía al Málaga Hoy porque creo que el periodismo local es el más afectado por esta práctica, el que más necesita de estos convenios para sobrevivir. En los diarios de provincia es donde está el verdadero periodismo de trinchera. ¿Tu bando? el que te paga o dejas de estar en la guerra. Te quedas sin munición y tus soldados desertan.


Desde el lado político, me respondió Carolina España. ¡Qué bien aprendida tiene la respuesta! Me contó, básicamente, que es necesaria esa publicidad institucional para llegar a la ciudadanía a través de los medios. Debería comprobar el asqueroso uso partidista de la publicidad institucional en algunos lugares.

Quizás es una apreciación muy personal fruto de una enajenación mental transitoria, pero entendí que políticos y periodistas estaban contentos con la situación. ¡Había consenso! Creo que se grabó todo en vídeo. Me encantaría verlo para analizar más al detalle las respuestas. ¿Me lo pasa alguien?
Si soy sincero, esperaba que diera su opinión también la responsable socialista María Gámez. Más que nada, porque dejé caer que seguro que el grupo socialista malagueño habría preguntando al Gobierno De la Torre por el dinero que gasta en publicidad institucional. No dijo 'esta boca es mía', aunque le pregunté por Twitter y me respondió: "he dado oportunidad a q hablen otros. Pienso no obstante lo mismo que dijo Méndez".

¿He dicho que la publicidad institucional lesiona gravemente, como poco, la imparcialidad periodística? No lo digo, lo cuento con un caso real. 


En una ciudad, de cuyo nombre no quiero acordarme, un día se celebró un Pleno de Control al Gobierno. Un partido de la oposición interpeló al Ejecutivo por los convenios de publicidad con los medios. Debate encarnizado y de alto interés para la opinión pública.

Un joven periodista que cubrió el evento llegó a la radio dispuesto a contar todo lo que ocurrió allí, incluida esa polémica pregunta. Una cuestión tabú. Cuando estaba en mitad del informativo, y en riguroso directo, una de las páginas del guión correspondiente a ese tema desapareció de su vista y acabó en la papelera junto a los cortes de audio. Fue borrado de la existencia, como si nunca hubiera ocurrido en el Pleno. Incrédulo, el periodista en ciernes, preguntó: "¿Por qué?" La respuesta no pudo ser más clarificadora: 
"No nos vamos a tirar piedras sobre nuestro propio tejado".

3 comentarios:

  1. Sobre lo último: IM-PRESIONANTE!!!

    ResponderEliminar
  2. ¿Una radio?, todos sabemos quien es el que meneja las radios en Melilla.
    Un pesetero de mucho cuidado, desde bien chiquitito. De casta le viene al galgo.
    Deduzco que todos los políticos estan conchabados con lo de la publicidad institucional, como medio de coacción a los periódicos, radios, tvs....
    este es un pais de piratas, piratas los políticos, piratas los medios (sus editores) y amedrantada clase periodistica...
    Necesitamos medios libres...

    ResponderEliminar
  3. Magnífica exposición,  donde aparece involucrada toda la clase política. Y estupendo final de Ciudad de nombre no recordado, pero parecida a Melilla

    ResponderEliminar