Páginas

Buscar en el blog

martes, 9 de octubre de 2012

El más listo que tienen y Proyecto Joven


Su voz varonil resulta un excelente conductor de los argumentarios de su partido, el PP.  Con la contundencia de su verborrea, el más listo que tienen hila sus discursos con una de las mejores retóricas, solo, sin duda, superada por el inefable discurso de la consejera de Cultura Simi Chocrón.



Cuando Juan José Imbroda le quita la correa permiténdole un poco de protagonismo,  el justo y necesario para garantizar un flujo continuo de babeo perruno, el más listo sale a morder castañeando los dientes como presidente accidental.

Como buen político profesional, Miguel Marín lleva cobrando un sueldo público gran parte de su vida laboral. Por algo le llaman 'el más listo que tienen'. El ahora vicepresidente primero de la Ciudad Autónoma de Melilla, diputado de la Asamblea y Consejero de Fomento, lleva 'mamandurriando' de la teta del Imbrodismo 12 años. Entre el 7 de mayo de 2001 y el 31 de mayo de 2007 cobró  como "alto ejecutivo" de la Ciudad; a partir del 1 de junio de 2007 hasta la actualidad como "personal electo".

En 1991 Marín se afilia al Partido Popular. No sería hasta 1999 cuando empezó a ser un verdadero activo en la formación como miembro del Comité Ejecutivo. Su primera etapa en la élite de la política local fue entre 2001 y 2003. Un imberbe Marín hacía sus primeros pinitos como viceconsejero en Sanidad y Consumo. Debieron pensar que sus 12 años de experiencia como empresario de la noche le capacitaban para el cargo, sería por eso del consumo de bebidas espirituosas y sus sanas juergas nocturnas en el Puerto Noray.

En 2003 logró un puesto más acorde a su diplomatura en Relaciones Laborales como consejero de Administraciones Públicas y vicepresidente primero. Se convertía en el segundo político más poderoso del Gobierno tras Juan José Imbroda, pero todavía podía llegar más alto.

Tras las últimas elecciones municipales de mayo de 2011, Miguel Marín se consolidó como número 2 en las listas del Partido Popular melillese. Fue cesado como consejero de Administraciones Públicas para ser nombrado consejero de la 'macroconsejería' de Fomento, Juventud y Deporte. 

¿Qué pinta Miguel Marín como consejero de un área eminentemente técnica, con un Plan General de Ordenación Urbana pendiente, y en principio, nada que ver con su perfil? Mucho, quizás demasiado.

Marín, con cara de flipadillo, en 2009.

Marín fundó en 2001, pocos días antes de entrar como viceconsejero, la empresa Servicios Financieros S.L.  con el objeto social de "asesoramiento jurídico, fiscal, contable y laboral, así como la promoción, construcción, venta de edificaciones, en su totalidad, por partes y pisos, bien para viviendas o locales de negocio, construidas directamente para tal fin o por medio de contratistas, subcontratistas o dejadistas", según el Registro Mercantil.

Ya como vicepresidente de la ciudad y consejero de Administraciones Públicas, fundaría en 2004 otra empresa, Prodeseg de Melilla S.L., con el mismo objeto social y sede que la anterior en la Avenida Juan Carlos I.

Con todo ello, Miguel Marín  acaba dirigiendo la Consejería de Fomento, Juventud y Deporte, un área del Gobierno local equivalente a Urbanismo en cualquier ayuntamiento. Precisamente, Melilla está en medio de la aprobación de su Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), un hecho que, sin ninguna duda, llama la atención al estar supervisado por el propio Marín teniendo acceso a información privilegiada que pudiera usar para enriquecerse con sus empresas.

Miguel Marín, visiblemente estreñido, bajo su líder Juan José Imbroda. 2012
 Aunque parezca mentira, el 25 de mayo de 2012 la Asamblea de Melilla aprobó de forma inicial el PGOU con el voto a favor de Marín. El más listo que tienen afirmó  que “se aprueba un gran Plan para Melilla y para los melillenses”, no deja de ser cachonda la imagen.

Para Miguel Marín este asunto no tiene recorrido y es una caza de brujas. Ha asegurado que, pese a la razón social de sus empresas, nunca se han dedicado a la especulación, solo a la venta de seguros. El tema se abordó en una Comisión del Diputado para estudiar su posbile incompatibilidad que, a todas luces parece manifiesta, pero que no fue así gracias a los votos en Comisión de la mayoría del Partido Popular.

Aquí no acaba la historia. Miguel Marín mintió en la Comisión del Diputado al asegurar que solo percibía ingresos por los dividendos de sus empresas y su sueldo público.  Se le 'olvidó' mencionar otros extra en concepto de alquiler, ya que subarrendaba la sede de sus empresas  a varias personas y a una asociación, Proyecto Joven, que ha recibido suculentos ingresos de la Ciudad Autónoma en forma de convenios a dedo. 

Resulta que Proyecto Joven fue constituida el 29 de octubre de 2003 en el domicilio de Daniel Iglesias Martín, hijo del viceconsejero de Fomento Juan Antonio Iglesias, aunque más tarde se trasladaría a la sede de las empresas de Miguel Marín. También destaca Virgnia Montero, mujer de Daniel Iglesias y, por otro lado, Manuel Díaz García, amigo íntimo de Jesús García, viceconsejero de Juventud entre 2003 y 2011.  Es un claro caso de 'Juan Palomo, yo me lo guiso yo me lo como'. 

Proyecto Joven, una sociedad sin experiencia alguna y recien constituida, firmó un convenio en 2004 con la Ciudad Autónoma para el 'programa de ejecución de medidas impuestas por los jueces de menores en régimen de internamiento'. Entre 2004 y 2010 se fue renovando el convenio, con lo que Proyecto Joven acabó gestionando más de 5,6 millones de euros de dinero público. Parte de ese dinero se desviaba a los bolsillos de Miguel Marín que cobraba el alquiler a la asociación.


El dinero también se utilizó para contratar a familiares y amigos del Gobierno Imbroda en uno de los casos de nepotismo más claros en la ciudad de Melilla. No hay más que ver el aumento del dinero justificado en el pago de nóminas o repasar algunos de los contratados.

Destaca, por ejemplo, la contratación de Manuel Quero en 2005, marido de Esther Donoso y actual consejera de Presidencia  que ostentó por entonces el cargo de viceconsejera de Contratación y Patrimonio...Qué cosas. Llama la atención, como no, la contratación de Virginia Montero, nuera del viceconsejero de Fomento Iglesias y que actuaba como gerente y administradora. Resulta llamativo la cantidad de apellidos en la plantilla de Proyecto Joven que coinciden con miembros del Gobierno local. Un despropósito.

  
Como puedes ver, el más listo que tienen tiene una 'trooper' con una capacidad craneal similar para aprovechar los cargos públicos en beneficio propio.

MARÍN DEFIENDE SU SUELDO. COMO NO LO PAGAN LOS  MELILLENSES...

Y COMO 'BONUS' ESCUCHAMOS A MIGUEL MARÍN EN UNA ENTREVISTA. EN EL MINUTO 8:30 DICE QUE LA POLÍTICA NO ES UNA PROFESIÓN. 12 AÑOS, VAYA UNA DOCENA DE HUEVOS TIENE...

1 comentario: