Páginas

Buscar en el blog

sábado, 10 de noviembre de 2012

Al-borany y la trama de los títulos de buceo


La presunta trama de fraude masivo en la emisión de títulos de buceo en Melilla está alcanzando cotas muy altas. El diario La Verdad de Murcia ha empezado a seguir el caso hace tan sólo unos días. Aquí adelanté algo de información en junio, pero, por motivos casi ajenos a mi voluntad, no pude seguir.

Como comenté,  hay abierta una investigación por presuntos delitos de falsificación, estafa, fraude fiscal y blanqueo de capitales. En el centro del caso hay un nombre, el de Antonio Corral Membrive, director de Al-Borany, la escuela de buceo que podría haber certificado horas bajo el agua de sus alumnos que nunca se practicaron a cambio de miles de euros.

El tema ha dado muchas vueltas. A principios de 2009, una academia de buceo profesional de Málaga denunció las posibles ilegalidades de Al-Borany por medio de varios escritos a la Consejería de Deportes de Melilla -ya los colgaré en próximas entradas para demostrar que el Gobierno de Melilla tenía conocimiento-, cuyo titular por entonces era el consejero Francisco Robles, ahora máximo responsable del INGESA en la ciudad. Según publica La Verdad, la Guardia Civil de Melilla llegó a abrir una investigación, aunque la cerró sin resultados.

No obstante, La Verdad confirma lo que anuncié en junio. La Agencia Tributaria, a través del Servicio de Vigilancia Aduanera, y la Policía Nacional recogieron el testigo y continuaron con la investigación. El caso ha pasado por la Audiencia Nacional y en la actualidad recae en el Juzgado de Instrucción número 4 de Melilla.

La trama salpica a la esfera política
El 1 de diciembre de 2010, un particular, en representación de un club de buceo, interpuso en Melilla ante Vigilancia Aduanera una denuncia en la que relataba hechos llamativos. El escrito destaca que la náutica Al-borany era "regentada por Guillermo Merino Eustaquio Barrero", el viceconsejero de Medio Ambiente que dimitió el 2 de mayo de este año al ser imputado por falsedad documental. El texto añade que Merino estaba al frente de la escuela de buceo en Melilla porque "se podía confirmar presentándose en ella y solicitando cualquier tipo de información sobre cursos o titulaciones, ya que será atendido por el propio Sr. Merino", aunque matiza que "el titular es Antonio Corral Membrive, que se encuentra habitualmente el Almería".

El denunciante manifestó que "personas desconocidas" habían utilizado su nombre y el de su club  "falsificando su firma y sello en varios certificados de realización de horas para la obtención de títulos y tarjetas de identidad" necesarias para ejercer el buceo profesional. Además, sospecha que las presuntas falsificaciones "se vienen produciendo desde hace aproximadamente dos años".

La propia Ciudad Autónoma de Melilla certificó y reconoció que la rúbrica y el sello no coincidían en dos casos. Juan José Collado, jefe de negociado de Deportes Náuticos, junto a Isabel María Hoyo Bernal, trabajadora de la oficina, afirmaron en un documento que ni la firma ni el sello "son coincidentes en absoluto" en los expedientes de buceo profesional correspondientes a Oswaldo Fernández Cuenda y Victor Manuel Da Silva Fraga.

Certificado sobre la falsificación del sello y la firma

La importancia de la denuncia y el certificado de la Ciudad Autónoma es indudable. El club era el encargado de emitir los certificados con las horas de buceo,  con la firma y sello falsificados, que pasaba a manos de Al-borany y de ahí a la consejería de Deportes para obtener el título oficial. Presuntamente, algunos alumnos de Al-borany pagaban por obtener esos certificados sin estar las horas pertinentes bajo el agua.

Como anécdota, resulta llamativo que Guillermo Merino, el exviceconsejero de Medio Ambiente imputado, completara un curso de buceador profesional de pequeña profundidad en la sede almeriense de Al-borany y tramitara finalmente el título en Melilla. ¿Por qué no acudió a la Junta de Andalucía? El título fue firmado por su compañero de Gobierno y consejero de Deportes Francisco Robles. Pese a todas estas evidencias, Merino aseguró en rueda de prensa, al anunciar su dimisión, que no tenía relación con los responsables de Al-borany, "sólo amistad".

Membrive certifica las horas de buceo de Merino.


Robles firma el título de buceador de pequeña profundidad

Merino tiene, al menos, un título más tramitado por la consejería de Deportes de Melilla y firmado por su compañero Francisco Robles. El que le capacita como buceador de media profundidad.

Robles firma el título de buceador profesional de media profundidad

La denuncia también pone en duda la legitimidad de los títulos de buzo obtenidos por Corral Membrive que le capacitan como instructor. En una próxima entrada hablaremos de ellos.


Debo dar las gracias a todas esas fuentes que hacen posible que los periodistas hagamos nuestro trabajo. También, agradezco a Héctor Barbotta, periodista de 'SUR', su estimulante charla en la Universidad de Málaga, uno de los detonantes de esta entrada, y a José Carlos Martínez, periodista de 'La Verdad' de Murcia, ya que con sus recientes informaciones ha provocado que no esperara un segundo más para escribir. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario