Páginas

Buscar en el blog

sábado, 17 de noviembre de 2012

Una escuela de buceo de Benalmádena avisó a Melilla de la trama de Al-borany

Centro de Buceo en Benalmádena, Málaga.

El Gobierno de la Ciudad Autónoma de Melilla no puede alegar el síndrome 'Expediente X'; no puede negar todo conocimiento. Lo sabían. Les habían avisado. Algo raro pasaba con los títulos de buceo profesional, pero, al parecer, ignoraron las advertencias. ¿Por qué? Porque "el Sr. Corral Membrive (director de Al-borany) tiene como socio al viceconsejero de Medio Ambiente de la Ciudad Autónoma (Guillermo Merino)", según manifestó un testigo ante la Policía Nacional y el Servicio de Vigilancia Aduanera, en relación a la investigación sobre falsificación de títulos náuticos y de buceo profesional. 

En diciembre de 2010, el presidente de un club de buceo de Melilla avisó de las posibles irregularidades. Interpuso una denuncia ante Vigilancia Aduanera por la falsificación de su propia firma y sello del club que certificaba las horas que pasaban los buzos bajo el agua. A los pocos meses, el viceconsejero Merino fue imputado por falsedad documental. Desde Málaga, una escuela de buceo también avisó del presunto fraude que se estaba cometiendo.

Casi dos años antes, el 27 de marzo de 2009, llegaba al ayuntamiento de Melilla el aviso del 'Centro de Buceo de Benalmádena'. Su director, Manuel Crespo Ruiz, pone en duda que alumnos de otras autonomías, o incluso países como Portugal, hubieran residido en Melilla el tiempo suficiente para completar las 245 horas del curso de PEQUEÑA PROFUNDIDAD, las 350 horas del MEDIA PROFUNDIDAD o las 675 horas necesarias para obtener el título de GRAN PROFUNDIDAD. Algo contrastable "llamando aleatoriamente a algunos de los alumnos" de Al-borany o cotejando su entrada y salida de la ciudad en aduanas. (Estoy seguro que la investigación judicial está en ello, llevan unas 500 personas interrogadas)

Otro de los puntos en los que incide la denuncia es el calendario de cursos "incumplible" que proponía Al-borany en su web el año 2009. "Es imposible realizar un curso de PEQUEÑA PROFUNDIDAD que comienza el 2 de mayo (245 horas lectivas) y otro de MEDIA PROFUNDIDAD el 18 de mayo (350 horas lectivas) y el 8 de junio dos especialidades de soldadura y reparaciones a flote...ya que dichos cursos se superponen unos con otros, por lo que debería contar con una enorme plantilla de instructores profesionales", afirma en la denuncia. Y es que, según la normativa, para un curso de PEQUEÑA PROFUNDIDAD o MEDIA PROFUNDIDAD hace falta, como mínimo, un buceador INSTRUCTOR, 3 ayudantes buzos de GRAN PROFUNDIDAD y un médico en posesión de Diploma de Medicina de Buceo. Un total de 10 profesionales del buceo serían necesarios si coincidieran en el tiempo dos cursos.  ¿Tenía Al-borany contratado a tanto personal cualificado? 

Desde Benalmádena ponen en tela de juicio la titulación del director de Al-borany como INSTRUCTOR. "Pensamos que él mismo se expidió [el curso] a través de su centro en Almería (no homologado) por lo que podría haber incurrido en un presunto delito de falsedad documental", argumentaban, y con muy buen ojo. Ya demostramos en entradas pasadas que Corral Membrive certificó su curso de GRAN PROFUNDIDAD, previo a INSTRUCTOR, en su propia escuela.


La denuncia resalta la imposibilidad de realizar cursos en Melilla de buceador de GRAN PROFUNDIDAD."La normativa aplicable pide inmersiones a 55, 75 y 100 metros con campana abierta y un buceo a 50 mts, a saturación de 15 minutos con campana cerrada". ¿Al-borany tenía el equipo necesario para mandar a los alumnos a esas profundidades? ¿Alguno realmente se sumergió hasta los 100 metros?  El calendario de 2009 tenía previsto un curso de GRAN PROFUNDIDAD de 675 horas lectivas en...ATENCIÓN...13 días. "Necesitaría 52 horas de clase al día, cuando según mis cuentas el día tiene 24 horas", resume el texto.

Por último, en la denuncia ponen en duda  que Al-borany contara con la autorización para recargar recipientes a presión, un requisito indispensable para rellenar las bombonas.

Por todo ello, el centro de buceo rogó a la Ciudad Autónoma que tomara las medidas oportunas para evitar el intrusismo profesional y estudiar la 'legalidad' de las titulaciones de Membrive.

El 10 de febrero de 2011 Manuel Crespo Ruiz, director del 'Centro de Buceo de Benalmádena' declararía como testigo ante la Policía Judicial y Vigilancia Aduanera contando lo que, ya en 2009, relató a la Ciudad Autónoma de Melilla. El Gobierno, lo sabía.

RELACIÓN DE ENTRADAS SOBRE EL TEMA. ORDEN CRONOLÓGICO.

2 comentarios:

  1. Pues si lo sabía es dejación de funciones y responsable civil y cómplice de la trama y fraude y de la posibilidad de que ocurra alguna desgracia en la gente no preparada o por su acción. De libro, queridos jueces.

    ResponderEliminar
  2. Por escrito avisaron, pero de palabra se lo comentaron en varias ocasiones. Por fortuna están los registros de entrada de los documentos en la Ciudad Autónoma.

    ResponderEliminar