Páginas

Buscar en el blog

lunes, 11 de marzo de 2013

Miguel Marín y las oposiciones de la Policía Local

Miguel Marín, vicepresidente primero de la Ciudad Autónoma de Melilla

"Si volviera a ocurrir, actuaría de la misma manera". Miguel Marín, vicepresidente primero de Melilla, es un irresponsable. No cabe en cabeza cuerda repetir una jugada si la Justicia te dice que has tomado una decisión ilegal.

A Marín los juzgados se la deben traer floja. Es la conclusión más elemental a la que cualquiera puede llegar escuchándolo. Dos sentencias reflejan que vulneró la ley al emitir unas órdenes que dejaban fuera a dos aspirantes a Policía Local en las oposiciones de 2010. Prácticamente, habían superado ya todas las pruebas y estaban a un paso de vestir el uniforme.

Miguel Marín ostentaba el cargo de consejero de Administraciones Públicas en 2010, por tanto, era el encargado de convocar oposiciones a la Policía Local. Así lo hizo.  El 10 de enero de 2010 se aprobaron las bases de la convocatoria para cubrir diez plazas. Un día después se publicaban en el BOME.

En resumen, el proceso de selección constaba de dos fases. La primera de oposición libre con cuatro pruebas: físicas, de conocimiento, psicotécnicas y de reconocimiento médico. Y la segunda fase consistía en un curso de formación. En las pruebas psicotécnicas está el quid de la cuestión, pero vayamos por partes.

Completada la primera fase por parte de los aspirantes, los diez primeros con mejor nota obtienen plaza y pasan a la segunda fase. Entre ellos están los protagonistas involuntarios de esta historia, los candidatos número 9 y 10, Javier Martínez Ortiz y Javier Nieto López.

Al parecer, se quedaron fuera del cupo tres candidatos protegidos por poderes fácticos. Una fuente cercana al caso asegura que Miguel Marín tenía dos aspirantes recomendados; uno de ellos a instancias de un conocido editor de prensa de la ciudad y otro bien relacionado en el Partido Popular de Melilla.  El tercer hombre protegido, siempre según esta fuente, tiene lazos familiares con un funcionario de la Ciudad Autónoma de la asesoría jurídica.

¿Mamoneo político?

A partir de aquí empiezan a sucederse extraños acontecimientos que acaban con Javier Martínez Ortiz y Javier Nieto López fuera de la lista, sin posibilidad de pasar a la segunda fase. Dos de los aspirantes no aprobados, M.J.M.M. y E.C.S. pidieron la revisión. El primero, al enterarse que habían contado para nota solo seis de las ocho pruebas psicotécnicas. El segundo, porque los test estaban sacados de libros que se podían adquirir en el mercado. El tribunal de la oposición decidió no atender las  reclamaciones en la sesión celebrada el 10 de enero de 2011. Y es que las bases exigían evaluar seis pruebas a discreción del psicólogo asesor del tribunal, José Antonio Martín Santos. Dada la negativa, recurrieron la decisión mediante dos recursos de alzada. Miguel Marín tendría que decidir como consejero de Administraciones Públicas.

Mientras ocurre esto, la presidenta del tribunal de las oposiciones y técnico del Gabinete Jurídico de la Ciudad Autónoma, María de Pro Bueno, se toma una semana de vacaciones y su lugar lo ocupa otro técnico, Antonio Cabo. Ajeno al tribunal hasta ese momento, llega con una completísima propuesta el 21 de febrero de 2011 para ‘iluminar’ a Marín por el buen camino. ¿Cómo conocía los datos para elaborar el informe si nunca antes había estado en el tribunal? En una sesión posterior (17 de junio 2011), ya con María de Pro incorporada, el vocal del tribunal, Juan José Morales Lifantes, mostró su preocupación por este hecho y pidió que constara en acta lo siguiente:

“Al objeto de velar por la necesidad y obligatoria imparcialidad de los miembros de este tribunal, así como preservar a los mismos de las responsabilidades que pudieran acarrear el acceso indebido de la documentación obrante en el expediente, me veo en la obligación de preguntar a este tribunal como el Sr. Presidente suplente tuvo acceso a la documentación para realizar un escrito pormenorizado, presentado el día 21-02-11 a este tribunal, dando motivos del recurso presentado por M.J.M.M, ANÁLISIS TÉCNICO, ANÁLISIS DEL TRIBUNAL, dando cinco alternativas. Significando que el día 21-02-11 fue su primera reunión teniendo ya en su poder lo mencionado haciendo nueve fotocopias para el tribunal retirándolas posteriormente.”

Otro de los vocales, José Carlos Robles Coca, estaba con la tesis de Lifantes. “Es extraño que la primera vez que el Sr. Cabo asiste a una sesión del tribunal disponga de esa información”.

El oscuro informe del presidente suplente

Llegados a este punto es necesario pararse cinco minutos y ver el siguiente vídeo. Es una entrevista de Alberto Benzaquén, en Popular TV, a Miguel Marín. Precisamente, habla y oculta los detalles cuando comenta el informe del presidente suplente (minuto 1:30).


Marín asegura que recibió el informe del presidente suplente del tribunal, advirtiéndole de la posible comisión de…(duda, titubea) cinco cuestiones que podrían ser ilegales dentro del procedimiento: “Yo me encuentro ante ese informe del presidente del tribunal y yo no soy psicólogo, yo no tengo la capacidad para decidir si esa prueba psicotécnica es correcta o no es correcta y tengo que decidir”.

¿Por qué dudaba y titubeaba en su respuesta? Miguel Marín basó su decisión en el informe que el presidente suplente del tribunal se sacó de la manga y que acabó retirando. Además, el informe no decía nada de cinco posibles irregularidades en el proceso, sino que recogía la opinión del presidente suplente sobre el recurso del alzada de M.J.M.M y proponía 5 actuaciones, la mayoría ponían en tela de juicio el trabajo realizado por el psicólogo asesor del tribunal.

Sin tener idea en el campo de la psicología, el presidente suplente “entiende que el psicólogo asesor del tribunal se ha extralimitado en sus funciones, pues decidió unilateralmente excluir en la calificación final parte de las pruebas que había considerado procede para el ejercicio, pues se realizaron”.

Miguel Marín decidió hacer caso al turbio informe, se dejó llevar por la opinión inexperta del presidente suplente contra la decisión tomada por el tribunal y el consejo del psicólogo asesor. Optó por una de las 5 actuaciones propuestas. Eligió la más complicada: contratar a un psicólogo externo que revisara todo el trabajo.

Y así lo hizo el 18 de marzo de 2011. Marín se gastó 13.990,08 euros en un informe de 6 páginas encargado a Manuel Vilches Nieto, vicedecano del Colegio Oficial de Psicólogos de Andalucía Oriental para fiscalizar la labor del psicólogo asesor del tribunal, José Antonio Martín Santos.

Portada del informe del psicólogo Manuel Vilches

Con el aval del informe de Vilches Nieto, Marín dictó las órdenes 288/2011 y 296/2011, sin consultar al psicólogo asesor, estimando los dos recursos de alzada que daban un vuelco completo a las calificaciones, dejando a Javier Martínez Ortiz y Javier Nieto López fuera de los 10 primeros puestos. M.J.M.M. y E.C.S., los que presentaron los recursos de alzada, acabaron dentro pasando a la siguiente fase. En ningún momento se notificaron los movimientos a los opositores y no pudieron presentar alegaciones.



Aclaración de Marín sobre sus órdenes 288 y 296


Comenzaba aquí la cruzada en los juzgados para revertir las decisiones de Marín.

Primer contencioso-administrativo
Javier Martínez Ortiz y Javier Nieto López empezaron el periplo judicial en el Contencioso-Administrativo nº1 de Melilla. Presentaron un recurso contra la orden 296/2011 de Marín correspondiente a la estimación del recurso de alzada de E.C.S.

El magistrado Silvestre Martínez García falló a favor de la parte actora estimando su recurso contencioso administrativo (Sentencia  nº 189/11 de 14 de diciembre de 2011). Como resultado anuló la orden 296/2011 de Miguel Marín por “no ser conforme a Derecho”. (Sentencia pendiente de revisión en el TSJA)

Para el magistrado, Marín se pasó por el forro el artículo 14.1 del Real Decreto 364/1995 por el que se aprueba el Reglamento General de Ingreso de Personal al Servicio de la Administración General del Estado, la norma aplicable a la Ciudad Autónoma de Melilla ¿Qué quiere decir esto? Pues que no se daban las condiciones para que Marín metiera mano en el asunto. Mucho menos debió solicitar el dictamen de un psicólogo externo.

De hecho, el juez argumenta que las pruebas psicológicas, al pertenecer al campo de las ciencias sociales, tienen un margen de discrecionalidad, es decir, que son opinables. Al considerar solo la baremación (opinable) de Vilches y no contar con la también opinable valoración del psicólogo asesor Marín, vulneró la doctrina de la discrecionalidad técnica y el artículo 14.1 del Real Decreto 364/1995.

“La Consejería de facto lo que vino es a construir otro segundo tribunal, desautorizando al primero, ante un recurso de alzada, al encargar una prueba pericial al Colegio de Psicólogos de Andalucía Oriental, alterando con ello el margen de discrecionalidad del tribunal calificador”, se aclara en la sentencia.

Además, al no notificar a los opositores afectados los movimientos, el juez considera que quedaron indefensos y reconoce el derecho de Javier Martínez Ortiz y Javier Nieto López a acceder a la segunda fase del proceso de selección.

Fallo del magistrado Silvestre Martínez García


Segundo contencioso-administrativo

La batalla para anular la orden 296/2011 supuso desechar uno de los recursos de alzada aceptados por Miguel Marín, pero todavía quedaba el de la orden 288/2011 correspondiente al segundo de los recursos presentados.

Hace muy poco, el 2 de marzo de 2013, el Contencioso Administrativo nº3 de Melilla estimaba el recurso de Javier Nieto López y Javier Martínez Ortiz y anulaba la dichosa orden 288/2011 de Marín. En resumen, dos bofetadas en la cara para Miguel Marín.

Fallo de la magistrada María Tránsito García


El tercero de la discordia

Todavía no hemos hablado de uno de los tres protegidos por poderes fácticos, según la fuente antes mencionada. Se trata de E.D.O.R., uno de los candidatos que no pasó la primera fase. Recurrió ante el Contencioso Administrativo nº 3 el proceder del psicólogo asesor del tribunal por sacar los test psicotécnicos de libros de texto publicados en el mercado.

María Tránsito García, magistrada del número 3, desestimó el recurso de E.D.O.R. y, por tanto, legitimó las actuaciones del psicólogo asesor.

Para escribir esta entrada se ha tenido en cuenta esta documentación mencionada en todo el texto:


ACTUALIZACIÓN 15/03/2013



2 comentarios:

  1. Periodismo puro y duro. Gracias. Ahora, el político antes denominado El Más Listo Que Tienen, debería rebautizarse como El Que Tiene la Cara Más Dura De Los Muchos Que Tienen Con La Cara Dura. Vale, es un poco largo, pero es más exacto y cierto y aunque al imbrodismo estas cosas le dé igual, pues así es.

    ResponderEliminar
  2. Si esto es estar entre la espada y la pared como dijo Conesa están un poco tocados.

    ResponderEliminar