Páginas

Buscar en el blog

miércoles, 3 de abril de 2013

La libertad de expresión orgánica del bananero


Estos días FEDESME edita una nueva revista. Se trata de Debates en Libertad. Sus autores la definen como una "revista abierta a todos los melillenses y todas las opiniones, solo se pide buena educación. Se trata de plantear problemas de nuestra ciudad y proponer soluciones argumentadas".

La publicación tendrá una periodicidad mensual y se difundirá a través de internet y papel. Me pidieron que colaborara con un texto sin darme instrucciones de ningún tipo. Tema y formato libre. Decidí reflexionar sobre la libertad de expresión en Melilla y los medios de comunicación.

Aquí os dejo el comienzo del artículo y la revista, por si es de vuestro interés leerla.

La libertad de expresión orgánica del bananero

La libertad de expresión existe en Melilla. Suenan risas de fondo. Entre el público, unos cuantos, los mismos que ríen, exhalan un humo que anestesia al resto de asistentes. Drogados y convencidos, con la babilla ya cayendo al suelo, afirman con la cabeza. Aunque todos saben en el teatrillo melillense que esa clase de derecho fundamental se aplica al estilo de las ‘democracias’ autoritarias bananeras, una mayoría se deja llevar. Es cómodo, y hasta placentero. 

Melilla cumple con los requisitos principales para marcarla con denominación de origen. Tiene a su momia bananera enquistada en el poder; por supuesto fruto de la voluntad popular. Cuenta con una parte importante de la población viviendo con escasos recursos en el límite de la pobreza. Su economía está basada en el subsidio de Madrid y la sospecha de corrupción, clientelismo y mamoneo en general es evidente. El pan de cada día. 

Con este caldo de cultivo, expresarse con libertad en la ciudad es sumamente complicado. Difícil para el periodista y casi imposible para el ciudadano que termina haciéndolo con perfiles anónimos en las redes sociales.

Sigue leyendo en Debates en Libertad:

2 comentarios:

  1. Enhorabuena. Tu articulo refleja, tal cual, como es la "libertad de expresion" que se nos permite en Melilla, osea NINGUNA, salvo como muy bien dices, "no se tenga nada que perder". Que pena!! Esperemos poder recuperarla tras las proximas elecciones.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias! Siempre es un placer conectar con los lectores.

    ResponderEliminar