Páginas

Buscar en el blog

martes, 5 de agosto de 2014

¿Dónde dejó la vergüenza la consejera de Cultura Simi Chocrón?


Después de una tarde revisando documentación sobre la Asamblea de Melilla, he llegado a un papel que, inmediatamente, me ha hecho pensar si a la consejera de Cultura, Simi Chocrón, le queda todavía algo de vergüenza. ¿Le queda?

Los Plenos de Control al Gobierno local transcurren normalmente con una estructura simple: interpelaciones de los grupos de la oposición y preguntas. La parte más divertida y donde se tratan cuestiones más específicas es la de las preguntas, un apartado del Pleno que el cobarde Gobierno Imbroda intenta evitar retorciendo el Reglamento de la Asamblea.

La normativa permite a la Corporación local contestar por escrito las preguntas, una prerrogativa comprensible si la respuesta es de una complejidad tal que explicar la cuestión en la Asamblea resulte un galimatías. 

Todos conocemos las dotes oratorias de la consejera Simi Chocrón, pero que se acoja a contestar por escrito "¿para cuándo tiene previsto una nueva edición del afamado libro 'Melilla y su Judaísmo'" es un insulto hasta para ella, algo propio de un cara dura; un jeta que hurta a los ciudadanos la posibilidad de escuchar a su consejera si tiene el cuerpo, u otra parte más específica, para gastarse otros 70.000 euros de dinero público en libros manipulados, cuyo paradero es desconocido, sin concurso público y sin que nadie lo supiera, posiblemente ni el propio presidente Imbroda.

El Grupo Socialista en la Asamblea le hizo la pregunta en el Pleno de Control del pasado 4 de abril de 2014. "Esta pregunta se contestará por escrito", dijo Chocrón. Todo para evitar dar explicaciones y que los medios de comunicación recogieran sus balbuceos.

Si ya de por sí es una vergüenza para todo político honrado contestar por escrito una pregunta así, y más teniendo en cuenta que ella está imputada en los juzgados por esta cuestión, el colmo es la respuesta que finalmente ofreció.


"...Le comunico que la Consejería de Cultura y Festejos no ha editado el libro al que se refiere dicha pregunta", contestó en un escueto párrafo la consejera.  Y claro, no le faltó razón. La consejera mandó 70.000 euros, en varios pagos de 17.000 euros, a una escuela de formación rabínica en Nueva York para que editara el libro porque ella lo vale. Un procedimiento muy habitual, ¿verdad?

El colmo de los colmos. Simi Chocrón llegó a comentar que criticarla por este tema era de ser antisemitas. No, Simi, no. Yo me declaro 'antiSimita'.

Chocrón de momento es inocente del delito de prevaricación por el que lleva imputada desde el 4 de marzo de 2013, pero sin duda es culpable de robar, con premeditación y alevosía, una explicación a los ciudadanos en el máximo órgano de representación local del pueblo, la Asamblea.

1 comentario:

  1. De momento no es inocente. De momento es no culpable. Y también es culpable de ser representante de la incultura de este pueblo

    ResponderEliminar