Páginas

Buscar en el blog

sábado, 9 de agosto de 2014

El verano negro del INGESA: sindicatos en pie de guerra, extraña contratación y anulación de la adjudicación del servicio de ambulancias


En el Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (INGESA) deben estar sudando la gota gorda. No solo por los calores veraniegos, sino porque a Francisco Robles, director territorial en Melilla, le están dando palos desde todos los frentes. Los sindicatos se han puesto todos a una, el gerente del Hospital Comarcal ha contratado a un anestesiólogo argentino sin la titulación homologada y ahora, para rematar, nos enteramos de una sentencia de la Audiencia Nacional que se carga el concurso público por el que se adjudicó el servicio de ambulancias por más de 4 millones de euros.

En la sentencia 198/2014, el Juzgado Central de lo Contencioso Administrativo número 6 anuló la resolución de 5 de septiembre de 2012 del director del INGESA, que adjudicaba el contrato de gestión del servicio público del transporte sanitario terrestre a la empresa Ambulancias M. Pasquau por más de 4 millones de euros. Según el fallo, el acto administrativo "es disconforme a derecho" y queda anulado.

La empresa tenía deudas con la Seguridad Social (752.052,54 euros a 30 de septiembre de 2012) y por tanto no podía contratar con las Administraciones Públicas al no estar al corriente de los pagos.

El fallo obliga además a indemnizar a otra empresa de ambulancias (la que presentó el recurso) que se vio perjudicada por la resolución del INGESA y a la "imposición de las costas causadas en la substanciación del recurso a la demanda". Contra la sentencia cabe recurso de apelación, pero desconozco si el INGESA lo ha presentado. Imagino que nos enteraremos.

El Partido Socialista de Melilla ya lo avisó hace un año. “Los socialistas ya advertimos hace más de un año de esta posible irregularidad. Esta sentencia confirma la incapacidad a la hora de gestionar del Gobierno del PP”, concretó Gloria Rojas, vicesecretaria general del PSOE.

Instalaciones de Urgencias obsoletas y masificadas

El Sindicato Médico denunciaba esta semana que el Servicio de Urgencias del Hospital Comarcal está saturado en verano, con una subida de pacientes del 30% con respecto a otros meses. El resultado son las largas esperas de los pacientes que, en ocasiones, son atendidos en los pasillos al no quedar libre ningún box en unas instalaciones de Urgencias obsoletas y masificadas, según los médicos. El sindicato ha pedido al INGESA implantar el Sistema Español de Triaje, una aplicación informática que ayuda a determinar la gravedad de un paciente para que sea atendido antes.



Precisamente, La Central Sindical Independiente de funcionarios (CSI-F) también coincide con los médicos: Urgencias está saturada y ve como buena opción la incorporación del Triaje. Sin embargo, CSI-F pide también más medios humanos y que se retome de una vez la construcción del Hospital Universitario, ya que el colapso de Urgencias acaba por afectar a un Hospital que, en opinión del sindicato, se ha quedado pequeño.

19 partos en un día



A estos dos sindicatos también se han unido en las críticas el Sindicato de Enfermería (SATSE) y el de Auxiliares de Enfermería. Ellos lo tienen claro: también está saturada el Área de Obstétrico Ginecología, algo que ya se ha convertido en un problema crónico. Todos coinciden en que en verano la presión asistencial se dispara, como el pasado 25 de julio cuando se produjeron 19 partos, 12 procedentes de Marruecos. El Hospital parecía una churrería, me dijo un matrón. Sin embargo, el INGESA contesta diciendo que la información que divulga SATSE no es veraz, sesgada y con el objetivo de crear alarma social.  ¿Estarán locos todos estos sindicatos, o la gestión del INGESA es francamente mejorable?

El anestesista argentino sin el título homologado


El gerente del Hospital Comarcal, Pedro Villarroel, extrañadísimo
por la pregunta sobre la contratación de un anestesista argentino


A mediados de julio saltaba la liebre en Facebook. El presidente de PPL, Ignacio Velázquez, alertaba de la intención del INGESA de contratar a un anestesiólogo argentino, sin el título homologado en la Unión Europea, para cubrir una baja de tres meses.  Algo con poco sentido, según Velázquez, ya que sin el título adaptado a la legislación europea otro facultativo debe ser su sombra para supervisarlo y, por tanto, ser una carga en vez de un alivio para el resto de anestesistas.

A pesar de la concreta denuncia, el gerente del Hospital, Pedro Villarroel, negó la mayor. "Es mentira", dijo. Sin embargo, según fuentes cercanas al Hospital, el anestesista argentino empezó a trabajar el 4 de agosto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario